Cómo publicar un libro

Guía para planificar tus redes sociales (con plantillas de regalo)

guía para planificar redes sociales

Sé que planificar las redes sociales es algo que le cuesta mucho trabajo a las escritoras, así que en este post voy a contarte cómo dedicándole una tarde puedes programar las redes y olvidarte de ellas en todo un mes.

Septiembre para mí siempre ha sido sinónimo de planificación, supongo que porque va a acompañado de la vuelta al cole y todo lo que implica. Bolígrafos y cuadernos nuevos mediante.

Como ya sabes, lo organizo TODO, y las redes sociales no son una excepción. Con esta guía espero que por fin le pierdas el miedo y no vuelvas a sentirte frustrada con su uso.

1. ¿En qué redes vas a estar?

El principal error que cometemos es pensar que debemos tener presencia en todas las redes cuando solo tienes que estar activa en aquellas donde se encuentran tus lectoras.

En novela romántica, Facebook e Instagram son las reinas.

Piénsate mucho si te merece la pena Twitter porque es una devoradora de contenido. Si solo vas a poner un par de tuits al día con tu publicidad, mejor déjalo porque no te va a funcionar.

Planificar redes sociales lleva su tiempo al principio, piensa bien en cuáles vas a estar activa. Más vale una bien llevada que cinco de aquella manera.

2. ¿De qué vas a hablar?

El segundo error a la hora de planificar redes sociales es improvisar y dejar para última hora el tipo de contenido que vas a publicar. Esto trae como consecuencia agobios, aburrimiento y frustración: los posts no tienen likes ni interacción.

Las redes no son para hablar de nosotras y lo que nos gusta, no nos gusta, comemos o nuestra preferencias políticas; o, al menos, no solo eso.

¿Has oído hablar de la ley de Pareto? De todo el contenido que publicamos, solo el 20 % debería ser propio, el resto debe ser contenido que interese a nuestras lectoras, no al revés.

Para saber cuáles son sus intereses, lo más sencillo es preguntar directamente. También puedes hacer una ficha de lectora objetivo como la que te dejo en las plantillas que puedes descargar al final del artículo.

Mi consejo es que pienses cuatro o cinco temas y hagas una lluvia de ideas para cada uno.

Por ejemplo, un tema puede ser tus libros. Eres escritora, tienes que hablar de ellos porque quieres venderlos y que los lean, pero no te limites a poner un enlace y un montaje. Habla de los personajes, qué te gusta de ellos y qué no, cómo fue la documentación, por qué has contado esa historia, qué te inspiró… ¡Con estas ideas ya tienes para cinco posts!

Otros temas pueden ser: cómo es tu sistema de trabajo, lecturas que te hayan gustado, que tengas pendientes o que tienes entre manos, maternidad, películas románticas, series, viajes…

Busca categorías que sean de interés para tus lectoras, pero con las que también te sientas cómoda hablando.

3. ¿Qué puedes compartir en cada red?

Es habitual que las lectoras y otras compañeras nos sigan en más de una red social. El tercer error es publicar la misma foto con el mismo copy en todas, lo más seguro es que pasen de largo porque el contenido es repetido y si te han dado un like o un comentario en uno, no te lo van a dar en todos.

Además, cada red funciona de una manera y por eso es aconsejable diversificar y adaptar el contenido para cada una.

Un ejemplo que puedes ver claramente es este blog. Las entradas las comparto en todas partes porque son la base de mi visibilidad como escritora y correctora, pero no me limito a poner el enlace y ya, eso solo lo hago en Twitter porque no es mi red principal.

En Facebook, suelo acompañarlas de alguna reflexión y en Instagram, las convierto en un carrusel (que funcionan de maravilla para el engagment).

Para buscar contenido ajeno que pueda resultar interesante tienes que observar a tu comunidad y a las profesionales de tu género. ¿Dónde? Pues mirando listas de Twitter de otras escritoras o blogueros, buscar por hashtags en Instagram o en grupos de Facebook como El escritor emprendedor, donde los viernes se comparten todo tipo de blogs y contenidos.

Esa lista de blogs, podcasts y lo que sea después la metes en lectores de feeds como Feedly o Pocket. De esta forma, tienes un listado que se actualiza sin que tengas que hacer nada y que solo debes consultar cuando tengas que programar tus redes.

Este paso es quizás el más tedioso si no tienes hecha la lista, pero, una vez que la tienes, solo es coger posts de esas páginas y compartirlos de forma automática. Planificar tus redes sociales con este sistema te ahorrará un montón de tiempo.

4. ¿Con qué frecuencia publicas en cada red?

La que tú elijas siempre y cuando mantengas una constancia. Este es otro de los errores que suelo ver: publicar cuando te parece sin ningún objetivo.

Es posible que te guste improvisar y se te dé bien. Olé por ti. Pero no es el caso en la mayoría.

Tener un calendario de publicaciones facilita muchísimo el trabajo. No solo para programar, sino para saber qué contenido debes preparar con antelación en cuanto a texto, fotos, enlaces, etc.

Normalmente, Facebook e Instagram necesitan una publicación diaria, aunque en esta última puedes alternar con las historias. En Twitter, como mínimo, cinco veces al día para tener visibilidad.

5. ¿Utilizas algún programador?

He hablado de planificar redes, pero planificar no es lo mismo que programar. Con esto último me refiero a dejar tus posts listos y fechados para que se publiquen solos sin que tengas que intervenir, solo para contestar comentarios.

He utilizado varios a lo largo de los años. Buffer Y Hootsuite van muy bien, pero sus versiones gratuitas se me quedaron cortas en cierto momento y ahora no puedo vivir sin Metricool.

En la versión gratuita puedes conectar tres redes sociales, ver las estadísticas de cada una, programar en un calendario y, lo mejor de todo, utilizar las autolistas.

Las autolistas son listas que se retroalimentan, es decir, el primer post de la lista, cuando se publica, pasa al final para volver a publicarse cuando le vuelva a tocar. ¡La lista nunca se acaba!

Yo las utilizo para el contenido del blog y las promos de mis novelas. Ahora mismo tengo cinco: dos para Facebook y tres para Twitter, de forma que, sin que yo tenga que intervenir, ese contenido va recirculando continuamente.

Puedes aprender más con este curso de Metricool de MOLPE.

Para Instagram he estado utilizando una aplicación que se llama Preview, pero tiene la pega de que debes publicar a mano a la hora indicada. Estoy probando Facebook Creator Studio, que sí publica cuando lo programas. Ya te contaré qué tal me va.

6. ¿Mides los resultados?

Te gusten o no, las estadísticas son muy importantes porque son el timón, lo que te indica el camino.

Debes analizar los posts, el alcance que han tenido, los likes, la interacción… Es la única manera de saber si lo que publicas le gusta a tus lectoras y poder reajustarlo si no es así.

Piensa que un engagment alto es lo que en última instancia ayuda a los algoritmos a mostrar tus posts a tus seguidores.

Después de toda esta teoría, te voy a enseñar cómo lo hago yo.

Clasifico mis redes de la siguiente forma:

  • Fanpage de Facebook, para temas personales y profesionales.
  • Grupo de Facebook, para temas profesionales.
  • Instagram, para temas personales y profesionales
  • Twitter, para temas profesionales.

En mi fanpage comparto mis libros, servicios para escritoras, entradas del blog, lecturas, textos motivacionales y artículos relacionados con la novela romántica. Normalmente, mi calendario va así:

  • lunes: texto motivacional
  • martes: contenido interesante
  • miércoles: entrada nueva del blog
  • jueves: contenido interesante
  • viernes: promos de mis novelas
  • domingos: contenido antiguo del blog

En el grupo de Facebook Yo escribo literatura romántica comparto contenido de valor para escritoras de romántica, propio y de otros, relacionado con la escritura, autopublicación, corrección, marketing, etc., de lunes a viernes. Ahora los domingos hemos empezado un club de lectura.

En Instagram publico fotos lunes y viernes, carruseles con el contenido del blog los miércoles y textos que invitan a la reflexión los domingos. El resto de días de la semana, martes, jueves y sábados, los dejo para Stories.

Te hablé de Instagram en esta entrada, por si quieres echarle un vistazo.

Como ves, mi sistema es bastante sencillo: primero planifico el contenido en las plantillas que puedes descargar clicando en el botón (es descarga directa, no tienes que suscribirte ni nada); después preparo el contenido con herramientas como Canva y, por último, lo programo todo con Metricool.

En un rato el último domingo del mes, dejo preparadas casi todas mis redes sociales del mes siguiente. A veces, las entradas del blog o las fotos para Instagram las dejo pendientes para hacerlas en un hueco que he dejado libre en mi agenda, pero el grueso del contenido está preparado y no tengo que preocuparme por él.

¿Qué te ha parecido? ¿Estás dispuesta a intentar planificar tus redes sociales de forma más eficaz?

¿Cansada de que los minutos se te escurran de las manos sin aprovecharlos?

Apúntate a mi masterclass gratuita Aprende a organizarte y no dejes que el «no tengo tiempo» te impida escribir todo lo que quieres.

* indicates required
Consentimiento

(2) Comentarios

  1. ¡Muchísimas gracias! Necesitaba esto para saber por dónde empezar y cómo continuar.

    1. Paola dice:

      Me alegro un montón. Muchas gracias a ti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *