Cómo publicar un libro

Aprende a diseñar tu Instagram de escritora con Canva

Instagram se ha convertido en la red social del momento, su amplio abanico de herramientas ha abierto la puerta a multitud de contenidos diferentes que no tienen por qué incluir fotografías. Ya no tienes excusa para no utilizarla y en la entrada de hoy te voy a explicar cómo diseñar tu Instagram de escritora con Canva.

Ya he hablado de Instagram varias veces en el blog, te di recomendaciones de perfiles que pueden servirte de inspiración y también unas cuantas pautas para planificar tus redes.

En este post, voy a desgranar punto por punto cómo puedes crear una imagen de marca con Canva; te advierto de que te voy a dar un montón de información, así que ¡prepárate un café!

PASOS PREVIOS

1. De qué vas a hablar

Si no sabes qué tipo de contenido vas a publicar, no puedes prepararlo. Es de cajón.

Algunas ideas que te propongo:

  • tus novelas
  • lecturas
  • autoras de novela romántica imprescindibles para ti
  • series y películas románticas
  • tu lugar de trabajo
  • el proceso de creación de tus novelas
  • datos interesantes sobre los lugares donde se ubican tus novelas
  • cosas que te inspiran
  • aficiones que tengas

Haz una lluvia de ideas y apunta todo lo que se te ocurra. Sobre todo, ten en cuenta y no pierdas de vista que el contenido debe estar enfocado a los intereses de tus lectoras. Es cierto que por regla general nuestra vida personal suscita más interacción, pero no tienes que exponerte, solo comparte aquello con lo que tú te sientas cómoda.

2. Con qué frecuencia

Haz una estimación realista de tu tiempo y cuánto le vas a poder dedicar a crear contenido. No tienes que publicar todos los días ni en todas las opciones que da Instagram (eso lo veremos ahora); lo que de verdad importa es la CONSTANCIA. Sí, lo pongo en mayúsculas y en negrita para que se te grabe.

El principal error que veo es que empiezas con muchísima energía, durante 7 o 10 días publicas todos los días, subes vídeos, fotos, etc., pero después del primer subidón, te desinflas y fallas un día porque no tienes ganas o se te ha olvidado o no tienes nada preparado. Ese día se convierte en dos, y en tres, y en cuatro, hasta que lo dejas.

Y entonces vienen las quejas: no crecen tus seguidores, no te comentan, no te comparten, y llegas a la conclusión de que no funciona o que esa red no es para ti.

De nada sirve publicar tres días seguidos y no publicar nada nuevo hasta dos semanas después. Así lo único que conseguirás es aburrirte y pensar que esto del marketing y la visibilidad es un engaño.

Si solo tienes tiempo para publicar dos veces por semana, cíñete a eso y mantenlo. Los resultados no son inmediatos ni los verás en un mes, aunque cuanto más tiempo le dediques, obviamente, mayor y más rápido será el crecimiento de tu cuenta.

3. Dónde lo vas a publicar

Instagram tiene cada vez más canales de publicación:

  • Tu muro: es el feed, donde se recoge todo lo que publicas y donde puedes jugar con las composiciones, colores y formatos para hacerlo visual y atractivo. Aquí puedes poner fotos, reflexiones de texto, carruseles con contenido educativo, vídeos o montajes diversos. Admite una previa de IGTV y Reel.
  • Historias: duran 24 horas, puedes hacer directos o crear un menú como si fuera el de una web con los destacados. Aquí también puedes publicar fotos, vídeos, textos y lo que se te ocurra, además de darle nueva vida a tus reels al compartirlos de nuevo en historias.
  • IGTV: nació para hacerle la competencia a YouTube, pero yo no le he visto mucha utilidad para las escritoras de romántica.
  • Reel: se empezó a hablar de esta herramienta en mayo y ya es una realidad. Es una copia de TikTok con vídeos muy cortos (de 15 segundos aunque lo han aumentado a 30 en algunas cuentas) y muy dinámicos que puedes utilizar de diversas maneras. Ahora mismo es lo que más ayuda a que el algoritmo te tenga en cuenta, además de que durante unos segundos, apareces en el explorador principal de Instagram con lo que ello implica.

No tienes que utilizarlos todos, sino aquellos que se adapten al contenido que quieres publicar y al formato que hayas escogido para él.

Por ejemplo, para promocionar tus novelas una idea es hacer vídeos cortitos a modo de booktrailers y subirlos a Reel, hacer fotos de tus lecturas para el muro o carruseles explicativos de cómo creaste a tus personajes.

Te aconsejo que cuando tengas decidido el contenido que vas a subir, le asignes un formato. De esta forma, será mucho más fácil crear plantillas en Canva siguiendo patrones que puedes replicar y optimizarás el tiempo que le dediques.

Yo en el momento de escribir esto, lo que más uso es el muro y Reel. He dejado las historias un poco apartadas, solo las utilizo para potenciar la visibilidad de los reels y anunciar los carruseles de los miércoles. Lo he hecho así para aprovechar el tirón que tiene Reel ahora. Puedes echarle un vistazo a mi cuenta aquí.

IDENTIDAD VISUAL

Una vez que tienes claro todo lo anterior, ha llegado la hora de trabajar tu imagen de marca. Esto implica elegir los tipos de fotos, colores, fuentes y elementos gráficos que formarán parte de tu identidad visual.

No soy diseñadora ni experta en branding, solo te voy a dar unas nociones básicas a nivel de usuario. Depende de ti profundizar en el tema si te interesa lo suficiente.

Antes de empezar con esta parte, pincha aquí y elige el moodboard que más te guste. Tendrás que ir rellenándolo con tus propias fotos y colores y lo tendrás siempre a mano.

1. Aspecto del feed

Hay perfiles chulísimos y supercurrados, tú no tienes que tener el tuyo igual. Recuerda siempre que solo hay una norma: haz aquello con lo que te sientas cómoda y no suponga un sobreesfuerzo, manteniendo un orden visual que no espante a tus seguidoras.

Puedes ordenar tu feed de diferentes maneras:

  • por colores que combinen entre ellos, formando degradados o arcoíris.
  • horizontal o vertical: se trata de alternar el contenido por filas o columnas que quedan muy diferenciadas.
  • tablero de ajedrez (como el que yo uso)
  • rompecabezas

Exceptuando el primero, el resto son poco dados a la improvisación porque el diseño quedaría descuadrado. Tenlo en cuenta y no te dejes llevar por la emoción del momento. Piensa con cabeza que cuanto más complicado sea el diseño del feed, más tiempo tendrás que invertir en él.

2. Tipos de fotos

Puedes usar las categorías de contenido que has pensado para usarlas de palabras clave en Pinterest y buscar un estilo que te guste, que se ajuste a la idea que tienes en la cabeza y que seas capaz de replicar.

Pinterest es un pozo sin fondo, lo sé, así que ponte una alarma para no perder toda la tarde con esto. Todo lo que te llame la atención o te guste, guárdalo en un tablero; ahora no toca discriminar, solo coger ideas.

Una vez que tengas suficiente material, elige aquello que te defina o con lo que te sientas identificada. Puede ser la luz, la cantidad de elementos que aparecen o los colores.

Ahora piensa cómo podrías replicar esas fotos en tu casa y si necesitas algún material extra (yo tengo un TEDi cerca de casa por el que me paso de vez en cuando para ver cositas de decoración y, además, compré un par de cartulinas para usarlas de fondo).

3. Colores

Hay una extensión para Chrome llamada ColorZilla con la que puedes captar el color exacto de una foto y su código HEX (que puedes copiar y pegar en Canva para colocarlo en tu moodboard).

También puedes usar Pinetools. Subes una foto que te guste y te saca toda la paleta cromática.

Para tu moodboard elige un color base, dos neutros y dos que destaquen.

4. Fuentes

Aquí puedes volverte tan loca como quieras porque hay miles de tipografías y fuentes chulísimas. Lo mejor es que no escojas más de tres y que sigan una jerarquía visual:

  • una para títulos
  • otra para subtítulos
  • una tercera para párrafos

Procura que la primera sea visual y llamativa y la de los párrafos, fácil de leer. Otra opción es que solo utilices dos pero que las combines jugando con negritas, cursivas, mayúsculas, interlineado, etc.

Usa Fontjoy, una web que te ayuda a buscar parejas ideales de fuentes.

5. Elementos gráficos

En Canva tienes una selección enorme de elementos gratuitos que puedes usar. Son completamente personalizables con los colores que has elegido para tu identidad visual como escritora.

No es una elección fácil, porque hay muchísima variedad. Mi consejo es que te dejes llevar por lo que te gusta y que juegues con los colores y los tamaños.

Para tenerlos todos a mano puedes copiarlos en tu moodboard, aunque no es demasiado práctico. Lo que puedes hacer es guardarlos en una carpeta gratuita de Canva llamada «Me gusta». Esto se hace clicando en los tres puntitos que aparecen en la parte de arriba del elemento que hayas elegido y seleccionar el corazón tal y como te muestro en la captura de pantalla.

Con cuatro o cinco elementos tendrás suficiente. Procura que combinen bien entre sí y que tengan más o menos el mismo estilo. ¡Todo debe quedar armonioso, no un batiburrillo!

CREA TUS PLANTILLAS

Con todo esto, ya estás listas para preparar tus plantillas para las redes sociales que quieras, tus anuncios, cabeceras, etc. Incluso puedes preparar tus reels, historias y las portadas de los destacados.

En Canva tienes plantillas para todo, pero mi consejo es que utilices las que vienen en blanco y las personalices con todos los elementos de tu moodboard, así conseguirás diferenciarte puesto que todo el mundo utiliza esta herramienta de una forma u otra.

Tampoco es algo que vayas a hacer en un rato o dos, reserva un bloque de tiempo para trabajar en esto poco a poco un ratito cada día. Trastea con las opciones, prueba todo lo que se te ocurra, diviértete. Es una actividad muy creativa, perfecta para despejarte entre tus sesiones de escritura o cuando tu cabeza esté saturada.

Para terminar, voy a explicarte cómo hago mis reels con Canva.

Cómo hacer reels con Canva

Si eres como yo y no te gusta bailar en público, una opción para utilizar Reel es utilizando texto y movimiento. Cogí la idea de la cuenta de Carla Galo, que te aconsejo seguir si no la conoces.

Primero escribe Reel en el buscador de Canva y clica sobre la primera opción que te sale: Reel de vídeos de Instagram. Te saldrán un montón de plantillas prediseñadas, pero tú lo vas a hacer desde cero.

Le das a crear diseño en blanco y se abre la mesa de trabajo.

Lo que yo hago es poner mi color base de fondo, añadir un par de elementos gráficos y ponerle el título con la fuente asignada para ello.

Puedes añadir nuevas páginas en blanco o duplicar la que has hecho. Cada nueva página puede contener más texto, fotos o lo que quieras. Como puedes ver en la imagen de abajo, cada nueva página sale en la parte de abajo de la mesa de trabajo. Así puedes ver cuántas tienes o cambiar el orden.

Independientemente de lo que vayas a publicar, lo interesante es el movimiento de los elementos que coloques y la duración de cada diapositiva.

Para eso tienes las opciones de Animar y Editor de tiempo. Si te fijas en la foto, aparecen en el submenú, justo por encima del diseño.

Ahora solo queda que pruebes lo que más te gusta y que descargues el vídeo.

No es nada complicado. Para utilizar Canva no necesitas conocimientos de diseño como con Photoshop y la mayoría de sus herramientas son muy intuitivas. No obstante, si quieres aprender más sobre esto, en la plataforma de MOLPE tienes un curso específico impartido por MJ Moreno.

¿Qué te ha parecido el tutorial? ¿Vas a intentar diseñar tu Instagram de escritora con Canva?

¿Cansada de que los minutos se te escurran de las manos sin aprovecharlos?

Apúntate a mi masterclass gratuita Aprende a organizarte y no dejes que el «no tengo tiempo» te impida escribir todo lo que quieres.

* indicates required
Consentimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *