Autoras de novela romántica

Reseña «Querida (y odiada) casualidad», de Lana Fry

Querida (y odiada) casualidad es la segunda novela de  Lana Fry y con la que se presentó al Premio Amazon de este año. Me atrajo el aire desenfadado de su cubierta y me lancé a por ella sin leer siquiera la sinopsis; lo que encontré fue una divertida comedia muy al estilo de Tienes un email.
 
Ambientada en París, cuenta la historia de Léa Chartier, una joven publicista que, mientras espera que el trabajo de sus sueños llame a su puerta, echa una mano en una pastelería. Su oportunidad aparece cuando le ofrecen un puesto de ayudante en la recién creada empresa de publicidad y marketing Faure-Anderson; sin embargo, sus desencuentros con Asier, uno de sus jefes, hacen que el día a día sea una pequeña tortura. 
 
Durante una mascarada de San Valentín conoce a un hombre por el que siente una inmediata atracción, no solo física. El feeling es mutuo y al final de la noche deciden seguir conociéndose a través de mensajes sin descubrir sus rostros ni desvelar sus nombres. Para Léa la ilusión se rompe cuando, al salir de la discoteca, ve a su desconocido subirse a un coche sin la máscara y lo reconoce. Tiene que tomar la decisión de seguir con el juego o cortarlo de raíz, pero Léa es como es y si no se metiera en líos no sería ella.
 
Los protagonistas son Léa y Asier, dos personajes con caracteres  muy contrapuestos. Ella llegó a París con 18 años dispuesta a comerse el mundo tras abandonar su pueblo natal y la pastelería de su padre, pero pronto se da de bruces con la vida real. Comparte piso con Audrey, uno de los secundarios que ejerce de Pepito Grillo de la protagonista, y trabaja con ella en la pastelería de Agatha y Monique, dos mujeres de mediana edad que hacen los mejores dulces de París.
 
La personalidad de Léa me ha parecido fresca y divertida, al contrario de otros personajes cortados por un patrón similar, pero que normalmente me resultan cargantes y me han empujado a abandonar lecturas. No ha sido así en esta ocasión. Infantil y deslenguada, consigue despertar ternura y arrancar sonrisas con sus rápidas y afiladas contestaciones, sobre todo, en sus guerras dialécticas con Asier. Con él me ha ocurrido lo contrario, no he conseguido conectar con el protagonista masculino ni entender sus reacciones desmesuradas. Hacia el final de la novela incluso deseé que no acabaran juntos.
 
 
Querida y odiada casualidad, Lana Fry, comedia romántica
 
 
La razón de esto creo que es porque la novela está narrada en primera persona exclusivamente por Léa, con lo que las motivaciones de Asier, sus sentimientos o pensamientos me eran ajenos durante toda la lectura. Es verdad que todo se explica en el clímax, pero sus reacciones fueron desmedidas y muy exageradas en momentos importantes de la historia y como personaje no me convenció.
 
Respecto al argumento, la premisa de la que parte la novela me resultó original, pero he echado en falta algo más de juego en la relación virtual entre Léa y su “desconocido”. Creo que Lana ha desaprovechado esa línea centrándose más en la relación personal-laboral de Léa y Asier.
 
Otro de los puntos que me han gustado han sido las referencias cinematográficas que han salpicado la lectura porque las películas que menciona también son mis favoritas (adoro El fantasma de la ópera, ¡y no solo por Gerard Butler!).
 
Por deformación profesional, no puedo dejar de señalar que es necesario un repaso de ortotipografía, no porque haya encontrado faltas graves, sino por la acumulación de pequeños errores en puntuación, espacios, dobles tabulaciones a principio de párrafo, etc., que afean el resultado final.
 
Por lo demás, Querida (y odiada) casualidad es una comedia romántica divertida, escrita con un lenguaje sencillo, muy fácil y rápida de leer, ideal para disfrutar de una tarde de domingo o una mañana en el parque. Te invito a descubrirla.

Subscríbetebe y descarga mi guía sobre Instagram Stories

* indicates required
Consentimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *